POEMAS ESCOGIDOS

En esta nueva sección, «Poemas Escogidos», de FE Y POESIA, se irá ofreciendo progresivamente, realizada por el propio autor, una selección de sus poemas, tanto editados ya como inéditos en libro, que pretende acercar a los lectores «con prisa» una posible ANTOLOGÍA de su obra en verso, que sirva para un primer acercamiento (en unos casos) y para el saboreo (en otros) de algún poema preferido.

SELECCIÓN DE LUZ EN EL TIEMPO

MÁS

MÁS que el prado verde.
Más verde es el sueño
que mi alma bebe.

Más que el monte alto.
Más alto es el sueño
que en mi alma guardo.

Más que el aire libre.
Más libre es el sueño
que mi alma persigue.

Como el prado, verde.
Como el monte, alto.
Como el aire, libre.

Más verde.
Más alto.
Más libre.

PEQUEÑA ELEGÍA POR UN HERMOSO IDEAL

DIMOS muerte entre todos
a la paloma.
La de la gracia larga
en pluma airosa.

¡Cómo volaba,
apuntando hacia el cielo
su proa alta…!

Cuando subía,
eran montes y valles
los que crecían.

Y a su bajada,
la libertad del viento
la acompañaba.
¡Qué largo duelo
hacen prados y ríos,
sus amigos sinceros!

Hombres que amáis la luz,
llorad conmigo:
La del más limpio vuelo,
¡muerte le dimos!

SI LA JUVENTUD NO CANTA

A Juan Guzmán Salvadó,
joven amigo
que ama la paz y su canción

SI la juventud no canta,
nunca la paz se alzará
por los caminos del mundo.
¡Nunca la paz…!

Si la juventud no canta,
la Fuerza
mentirá paz;
el Miedo
mentirá paz;
las Bombas mentirán paz
para siempre
y por jamás.

… Si la juventud no canta
libremente
su verdad.

ALTA SONRISA

BAJO un sol mediterráneo
—¡Valencia de Las Arenas!—,
sangre del Levante ardiente
hurta al mar sus rosas frescas.

Jóvenes que aman la vida
desnuda y limpia. Y que sueñan
escaladas de ternura
cuerpo a cuerpo, vena a vena.

¡Gozo claro
de una mañana playera…!
Junto a un mar que canta y huye
y un cielo que aplasta y besa.

Y esta verdad de los cuerpos:
Bronce de éxtasis. Belleza
del paso y del juego, en arco
triunfal, de alegría serena…

Bajo un sol mediterráneo
—agosto en Valencia lleva
mucho volcán por la sangre—
se destallan rosas frescas.

Y, hay un Dios, Alta Sonrisa,
—¡Valencía de Las Arenas!, —
que se enjoya con la carne
morena en ellos y en ellas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies